Pueblos Magicos de Sinaloa Mexico

Cosala Pueblo Magico Sinaloa Mexico



Pocos son los Pueblos Mágicos que pueden preciarse de tener más de un centenar de edificios históricos aún en pie después de 500 años de construidos; Cosalá, en el estado de Sinaloa, tiene cerca de 250; se trata de un sitio lleno de historia que hechiza a sus visitantes con las fantasmas y leyendas que lo habitan.

Custodiado por los cerros de San Nicolás, El Palmar, La Cobriza y Barreteros, todos de gran riqueza mineral, este pueblo de aguerrido clima caluroso durante todo el año ofrece a sus visitantes los misterios de sus calles y callejones, así como sus fiestas y tradiciones ancestrales, que sintetizan medio siglo de mestizaje y desarrollo económico en torno a la actividad minera y agrícola.

Hogar de múltiples monumentos, Cosalá en sí mismo es un homenaje al próspero y glorioso pasado de Sinaloa en la época colonial. Su arquitectura lo hace lucir como si en sus muros se hubiera detenido el tiempo, pues su diseño original permanece casi intacto, con sus calles y banquetas anchas, sus callejones retorcidos, sus casas de estilo vernáculo con amplios patios, gruesos muros de adobe y fogones al aire libre, y sus edificaciones religiosas que fueron hogar de jesuitas, franciscanos y conversos indígenas.

Originalmente ocupado por grupos indígenas seminómadas como los Tepehuanes, Lacapaxas, Sabaibos, Acaxes y Xiximes, este pueblo alberga vestigios de ellos en los petroglifos y pinturas rupestres que pueden apreciarse en varias regiones del municipio, sobre todo en las menos urbanizadas, como en las Higueras de Padilla, que demuestran por qué el significado de Cosalá es "Lugar de bellos alrededores".

Qué visitar en Cosalá Pueblo Mágico

La fundación de Cosalá data de 1562, pero desde 1531 había sido descubierto el potencial minero de sus vetas de plata, por lo que los frailes evangelizadores la nombraron como Real de Minas de Nuestra Señora de las Once Mil Vírgenes de Cosalá, y comenzaron en ella la edificación de misiones, templos y conventos, que aún pueden ser visitados.

El más antiguo de ellos es la Iglesia de San Francisco Javier, levantada entre 1650 y 1700 por los monjes franciscanos. Su percha de adobe con remates de cantera la volvieron una construcción muy fuerte, al grado de que actualmente sigue teniendo una gran importancia en el pueblo, bajo el nombre de Capilla de la Virgen de Guadalupe. Desde este lugar, cada 11 de diciembre sale una procesión llena de velas encendidas, que se van poniendo fuera de las casas, en puertas y ventanas, una tras otra, hasta cubrir todas las calles de Cosalá para iluminar el paso de la guadalupana en su aniversario.

Esta capilla dependía del Convento Franciscano, que estuvo ocupado hasta mediados del siglo XIX, cuando las Leyes de Reforma de 1857 obligó a los frailes a moverse al sur; también como resultado de la Ley de Desamortización del Clero, esta y otras edificaciones religiosas pasaron a manos de particulares, lo que permitió seguir dándoles el mantenimiento que las ha preservado hasta nuestros días, como cuando su techo fue reconstruido en 1950. Desafortunadamente, esto no salvó al templo de ser despojado de tres de sus cuatro preciosas campanas, fundidas con una aleación de metales preciosos a principios del siglo XIX.

Los atractivos ocultos en las paredes de la Capilla de la Virgen de Guadalupe son el haber servido como cuartel de revolucionarios villistas y carrancistas, y el tener un túnel subterráneo que va de su escalera al Convento Franciscano, que se encuentra a unas cuantas cuadras.

El segundo templo levantado en Cosalá fue el dedicado a Santa Úrsula, santa patrona de las jóvenes y las colegialas, y protectora de los cosalenses desde 1730, cuando la Compañía de Jesús coordinó su construcción junto con la colocación de un reloj de sol en su esquina nororiente, sobre la sacristía, donde permanece y se ha convertido en una visita obligada cuando se va a este Pueblo Mágico. Además, esta iglesia tiene un hermoso altar trabajado en cantera y varios túneles que durante el virreinato conectaban con las casas de los personajes más importantes del pueblo, como Don Francisco Iriarte Conde, conocido como el “Padre del Estado de Sinaloa” por haber sido el principal consumador de la separación de Sinaloa del Estado Libre de Occidente.

Justamente, una de las leyendas más conocidas en torno a Cosalá tuvo lugar en este templo, cuando la hija de Iriarte Conde celebró su boda en 1827. El relato que circula por las bocas de los cosalenses es que para esta fiesta fue colocado un camino de barras de plata desde la casa de la novia hasta la puerta de la iglesia, prueba de la riqueza mineral que llegó a vivir la región.

Tanto el convento franciscano, en las calles de Hidalgo y Heraclio Bernal, como el jesuita frente a la plazuela de la calle Leyva Solano, se encuentran en pie y habitados. Aunque el segundo conserva en su entrada el escudo de la Laboriosa Orden de los Jesuitas esculpido en cantera rosa, estos fueron expulsados del Nuevo Mundo desde el 24 de junio de 1767.

La riqueza del Real de Minas de Cosalá llegó a oídos de toda la Nueva España, al grado de que en 1810 Miguel Hidalgo ordenó su toma a Jesús González Hermosillo. Su centro histórico también es reflejo de esta bonanza, con su kiosko lleno de finos ornamentos, su amplia Plaza de Armas rodeada de pintorescos puestos llenos de delicias culinarias y artesanías, que sirven como punto de reunión para turistas y habitantes, y su Palacio Municipal, construido entre finales del siglo XVIII y principios del XIX con gran sencillez y austeridad, mostrada en su fachada y remates neoclásicos de color blanco.

Contrario a esta sobriedad, las casas que alguna vez pertenecieron al cantante Luis Pérez Meza y al "Robin Hood mexicano" Heraclio Bernal, así como la Quinta Minera, son buenos ejemplos de la riqueza y suntuosidad que se vivieron en el pueblo sobre todo durante el siglo XIX.

Lo imperdible en Cosalá Pueblo Mágico

En Cosalá también es posible vivir grandes aventuras: sus atractivos naturales son excelentes para practicar actividades ecoturísticas como acampada, senderismo, rappel, y por supuesto, natación en las frescas aguas de sitios como el balneario natural Vado Hondo, formado por arroyos que descienden desde la sierra, tres bellas cascadas y una poza de aguas termales rodeada de sabinos, que resultan perfectos para montar días de campo con familia y amigos. Además, la adrenalina se vive al cien en su tirolesa, puentes colgantes y paseos en caballo o cuatrimoto por el lecho del río.

Otro muy buen sitio para disfrutar el agua es la presa José López Portillo, también conocida como El Comedero, donde se pueden rentar lanchas y adentrarse en el enorme lago artificial para pescar especies como lobina negra, tilapia o bagre. Muy cerca de ahí, San José de las Bocas es un pueblo minero que tiene en su interior pozas de aguas termales sulfurosas, consideradas sagradas por sus efectos místicos, mágicos y curativos.

En el Cerro del Palmar, la Grutas México es un misterioso lugar poblado de sombras y curiosas formaciones en roca, producto de miles de años de filtración del agua y abundancia de minerales en el terreno. Por supuesto, resulta memorable la visita a los distritos mineros: Cosalé llegó a tener ocho minas con renombre internacional, y la más importante era la de Guadalupe de Los Reyes, que desde el inicio de su explotación en el siglo XVI hasta su cierre durante la Segunda Guerra Mundial, produjo más de 600,000 onzas de oro y 40 millones de onzas de plata. En este lugar existen múltiples rumores de la existencia de tesoros dejados por los antiguos bandidos que asaltaban a los arrieros en su camino hacia las ciudades.

En la Reserva Ecológica del Mineral de Nuestra Señora de la Candelaria se conservan casi intactos los petroglifos y pinturas rupestres dejados por los primeros pobladores de la región; no obstante, la riqueza de este lugar tiene que ver sobre todo con la biodiversidad presente en sus más de cinco mil hectáreas de bosques tropicales caducifolios, que son el segundo hogar más grande del país de la guacamaya verde. También aquí existe una población abundante de mariposas diurnas, y su observatorio realiza una labor sustancial en el rastreo de arteroides cercanos y basura espacial.

Nuestra Señora es visitado por numerosos turistas cada año, pues cuenta con espacios propicios para el ecoturismo, como una tirolesa de dos kilómetros de largo a una altura impresionante, miradores con vistas espectaculares, microclimas, senderos entre la vegetación, zonas de campamento, bocas de minas abandonadas, un río y una esplendorosa cascada.

Además, en el museo dedicado a la historia del Mineral de Nuestra Señora se puede aprender sobre este sorprendente pueblo que en medio de su belleza natural, fue un enclave importante entre los siglos XVII y XIX, cuando llegó a estar dividido en dos: la "Colonia" o "Culebra" para los funcionarios y la "Seca" para los obreros. La primera fue una moderna construcción para su tiempo, pues tenía electricidad, agua potable, centro deportivo, parque infantil, canchas deportivas, alberca, hospital, hotel y cinematógrafo; por su parte, la Seca contaba con una gran escuela primaria, tienda de abarrotes, billares, cancha deportiva, cantina y terminal camionera, además de varias haciendas.

Hablando de haciendas, el pueblo de Higueras de Padilla contó en sus tiempos de esplendor con varias de estas edificaciones dedicadas a la molienda de caña de azúcar con todos sus subproductos; en ellas, se conservan instalaciones, maquinaria y utensilios para que el público pueda conocer cómo se efectuaba esta noble actividad.

Qué comer en Cosalá Pueblo Mágico

En Cosalá se puede consumir la oferta gastronómica típica del norte del país, compuesta por productos de la gandería, frutos, conservas y lácteos: machaca, carne seca y deshidratada, chorizo, queso fresco, empanadas, y en el caso particular de este Pueblo Mágico, subproductos de la caña de azúcar como la panela, el aguamiel, el piloncillo, el alfeñique y la melaza, además de dulces de leche y panes de diferentes tipos.

En esta localidad existen al menos diez restaurantes en los que se sirven delicias como las tortillas de maíz azul y las aguas de frutas de El Pueblito, las empanadas con chiles en escabeche y el adobo de El Merendero o los cortes de carne y los postres de El Encanto.

Qué comprar en Cosalá Pueblo Mágico

Durante siglos, los artesanos de Cosalá han cultivado el trabajo de la talabartería, principalmente en la vecina comunidad de El Rodeo, donde también existen talleres domésticos donde se elaboran hamacas, bolsas y otros artículos de fibra de ixtle, extraída del maguey.

La mejor época para conocer estas artesanías y comprar deliciosos dulces típicos, tamales y demás, es en las fiestas populares más significativas de Cosalá: del 22 al 24 de junio, cuando se celebra la Feria de San Juan; el 6 de octubre, el aniversario de la ciudad, y el 21 de octubre, la fiesta de la santa patrona del pueblo, Santa Úrsula. En todas ellas se realizan carreras hípicas, palenques y cabalgatas, y sus visitantes gozan de música, baile, pirotecnia y la cultura cosalteca en todo su esplendor.

Para dormir en Cosalá Pueblo Mágico

En el centro de Cosalá existen lujosas opciones de hospedaje; de entre estas, la de mayor tradición es la Quinta Minera, centenaria construcción que ofrece amplias habitaciones hasta para nueve personas, encantadores espacios exteriores, restaurante y salones para eventos especiales. Otro fastuoso alojamiento es el de Real del Conde, con su alberca, bar y habitaciones cómodas y frescas. Las cabañas de la Reserva de Nuestra Señora son una opción más sencilla para quedarse a dormir en este mágico sitio, con la ventaja de despertar rodeado de naturaleza y verdor.

Para mayor información sobre Cosalá Pueblo Mágico

Dirección de Turismo

Gabriel Leyva Solano s/n, Centro, Cosalá, Sinaloa

Teléfono: 01(696) 965 1119

Sitio web: www.cosala.gob.mx



Video de Cosala Pueblo Magico Sinaloa Mexico

Clima de Cosala Pueblo Magico Mexico

MEXICO Clima

Fotos de Cosala Pueblo Magico Sinaloa Mexico

Reserva en los mejores Hoteles los Pueblos Magicos

Hoteles en Cancún

Encontramos 236 alojamientos en Cancún

Visitar

Hoteles en Playa del Carmen

Encontramos 1107 alojamientos en Playa del Carmen

Visitar

Hoteles en los Cabos

Encontramos 112 alojamientos en Los Cabos

Visitar

Hoteles en Huatulco

Encontramos 93 alojamientos en Huatulco

Visitar

Como llegar a Cosala Pueblo Magico Sinaloa Mexico

Las ciudades más cercanas a Cosalá son Mazatlán y Culiacán, en el estado de Sinaloa, a las que se puede llegar por avión a través de AeroMéxico, Interjet y Volaris, desde donde salen los autobuses de las Líneas de Oriente, que llegan directo al Pueblo Mágico. En automóvil, desde Mazatlán se recorren 165 kilómetros por la Carretera Federal 15, y desde Sinaloa, 166 km por la Carretera Estatal 1.

Hoteles en el pueblo Cosala Pueblo Magico Sinaloa Mexico

Comentarios acerca del pueblo Cosala Pueblo Magico Sinaloa Mexico

Deja un Comentario sobre Cosala Pueblo Magico Sinaloa Mexico

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deja simplemente líneas vacías.